lunes, 11 de julio de 2011

BARRY LYNDON

Ha salido "Barry Lyndon" en blu-ray, esa película que siempre programan en la Filmoteca de Madrid ante mi más absoluta y repetida indiferencia a lo largo de los años. No la había visto y ante todo es indispensable leer uno de los pocos textos que consiguen escapar del archiconocido comentario acerca de la fotografía de John Alcott, la luz natural y la NASA.

El mayor desafío con "Barry Lyndon" es conseguir captar o no esa fría y a veces no tan fría emoción, abstraerse en parte del Kubrick todopoderoso que todo lo engulle con su magisterio visual. Yo lo consigo en parte, algunos pasajes me parece que tienen un pálpito emocionante (sobre todo en su segunda parte), otros pasajes me resultan muy soporíferos, parecen ser víctima del material literario que me temo esté avejentado (esa es una maldición que me persigue últimamente con aclamadas obras de Raoul Ruiz o Jacques Rivette, pero de hecho parece ser que Kubrick tan sólo buscaba una obra ambientada en el periodo napoleónico, "la suerte de Barry Lyndon" me da la impresión que le importaba relativamente).

"La suerte de Barry Lyndon" es una obra de William M.Thackeray publicada como tantas otras por entregas en 1844, asunto clave que también me llamaba la atención pensando en "Misterios de Lisboa", ¿hasta qué punto podría haber sido "Barry Lyndon" un film en entregas?, ¿imposible, verdad?, Bergman o Fassbinder ya trabajaban el formato televisivo, pero un film de estas características técnicas con 2,5 millones asignados y 11 gastados habría sido impensable para la televisión, y quizás narrativamente habría funcionado de una forma más ajustada.

Y en todos los casos me pasmo ante la sublime y sagrada belleza visual que me niego a considerar un asunto tangencial o el típico comentario que hacer ante films fallidos, como dice el jocoso tópico.

¿Obra maestra o fracaso?, no lo sé ni está entre mis más directas preocupaciones, obra maestra en cuanto a su búsqueda, al placer de seguir revisando imágenes y secuencias horas después y ahora mientras escribo, a que siempre recordaré cariñosa y emotivamente su celuloide de reojo (o sus píxels), a que probablemente la vuelva a ver en el futuro (no creo que en formato por debajo del blu-ray). ¿Fracaso?, relativo o subjetivo, es difícil considerarla "una de las mías", me hubiera gustado ver ese magisterio puesto al servicio de otras historias, de otros mundos, pero como digo, esa es una pequeña manía que me viene persiguiendo de un tiempo a esta parte, que por otra parte no me impide considerarla una película admirable desde la excesiva distancia que me separa de ella. Creo que me explico. 






8 comentarios:

  1. Hola Sergio

    Es mi Kubrick preferido e imagino que verlo en HDBlueray debe ser el copón bendito. Si has sacado las capturas del Blueray, son limpias y nítidas no me quiero ni imaginar lo bien que se tiene que ver eso. Lo de la luz una anécdota más en las aventuras y desventuras del sr Redmon Barry.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No las he sacado del blu-ray, imagina, creo que si lo hiciese no le haría ni remota justicia en la pantalla del ordenador, y no le peor es que no tendría ni pajolera idea de qué capturar. Lo que me alegra es que Rafa y tú, que os gusta tanto, no pongáis todo el énfasis en la parte técnica, que la peripecia de Redmond (Ryan O'Neal está mejor de lo que s dice) os llegue. Yo voy husmeando ese buen sendero y por momentos la película me engancha y me noquea muy positivamente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No es mi Kubrick preferido (me muevo entre "The killing" y "The shining"), pero es indudable que es una película exquisita.
    Creo que Kubrick no se adapta a ninguna época ni autor ni ambiente, da igual que viaje a otro siglo o a otro planeta, su cine es tan exageradamente ajeno a cualquier aspecto humanista que mira con la misma curiosidad a un paisaje, una mujer o un asesinato.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya, Sergio!

    Creí que iba a convertirse en uno de tus Kubrick de referencia. Espero que la revisites en ese Blu-Ray. Ya tengo el de "Lolita"; el de "Barry Lyndon", que es el que más ganas tenía de disfrutar en el nuevo formato, está en camino pero hasta agosto no podré recogerlo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Kubrick en si mismo es mi referencia, más que una película concreta, por esa mirada marciana y fría por encima de todo lo que observa, de lo cual parece no tener ni remotamente experiencia vital ninguna, pero te hipnotiza una y otra vez igualmente con su poderosísimo poderío visual. Defecto y virtud fundidos y confundidos en un uno irrepetible.
    Es de los pocos, o el único, que consigue que vuelva a ver una y otra vez películas a lo largo de décadas, que no me entusiasman, no para ver si ésta vez me gustan globalmente, en absoluto, sino porque hay cosas en ellas que me tienen obsesionado a lo largo de esas décadas. En breve volveré a ver "2001" por enésima vez, que no se cuenta entre mis favoritas de nada, pero tiene imágenes y momentos incrustados en mi consciente.Si no de qué me habría lanzado al pack al poco de salir jeje

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Podéis llamarme Sergio con naturalidad los que me conocéis, pero he decidido eliminar un exceso de datos personales míos que circulan (o circulaban) por internet. Nunca me lo había tomado en serio, y no es que haya pasado nada, pero cada vez me hace menos gracia viendo lo pequeñísimo que es internet y la inmensa cantidad de gente que conozco o conocí personalmente con la que me voy topando por internet, que poco me apetece que me tengan a tiro de chafardeo.

    ResponderEliminar
  7. Hay dos tipos de seres humanos en el universo los que consideran Barry como el colmo de la brillantez y otra que la ve como una obra menor aunque extraordinaria de Stan. Eso y que hay hombre y mujer me queda muy claro.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno eso de "obra menor aunque extraordinaria". Me apunto.

    ResponderEliminar