lunes, 20 de agosto de 2018

MARCO ANTONIO Y CLEOPATRA+JULIO CÉSAR (Heston in love)

MARCO ANTONIO Y CLEOPATRA

Si bien la he visto en una versión mutilada muy mal cortada y sospechosamente pródiga en batallas, el amor de Heston por Shakespeare queda intacto hasta los sobrecogedores pasajes finales. Le ofreció la película a Welles, cómo no, y una vez Orson la rechazó decidió él asumir la dirección de una obra que ya había interpretado sobre los escenarios a finales de los 40. Corpoducida con España y con el concurso de Carmen Sevilla, Juan Luis Galiardo, Fernando Rey o Sancho Gracia, por suerte quedan como mínimo el propio Charlton y la maravillosa Hildegard Neil para deleitarnos con esos versos y esa inmortal historia de amor de quienes todo lo tuvieron.



JULIO CÉSAR

Un par de años antes Stuart Burge dirigió este Shakespeare con un reparto de campanillas donde brilla hasta el último extra y con un Heston providencial como Marco Mantonio, una vez más. Es una película menos memorable quizás por la propia naturaleza de la obra de teatro, un texto maravilloso apoyado completamente en la palabra, poco dado a respirar mediante gestos o miradas, poco cinematográfico y un tanto opresivo, probablemente algo parecido le pasaba a  la película de Mankiewicz. Merece ampliamente la pena igualmente.




miércoles, 15 de agosto de 2018

CARMEN JONES

En nuestro querido Die liebe am Nachmittag Staatsoper llega el mes del descanso para la compañía. Se cierra el telón y baja la pantalla para que el público veraniego asista a una proyección.

1943 es un año decisivo para el teatro americano. Oscar Hammerstein II estrena "Oklahoma!" con música de Richard Rodgers y revoluciona el teatro americano. Un musical ya no gira entorno a la preparación de un espectáculo de variedades sino que los campesinos se adueñan de la pantalla. Todo bajo la dirección teatral del revolucionario Rouben Mamoulian.

A finales de ese mismo año el libretista escribe "Carmen Jones", ambientando la célebre ópera de Bizet en un fábrica de paracaídas en la mismísima II Guerra Mundial que se estaba viviendo, con un reparto íntegramente compuesto por intérpretes negros.

A Otto Preminger no le causa demasiada buena impresión y para la versión cinematográfica, que hará como productor independiente, vuelve a acercarse más a la ópera. 

Obra maestra, obra faro, demuestra que no importa lo mucho que mancilles los ropajes de la adaptación canónica de un clásico, su esencia puede seguir intacta.

La película es absolutamente maravillosa, está dirigida con una elegancia y una inspiración fuera de serie. La música de Bizet luce como en el mejor de los montajes operísticos. Y lo que cuenta es profundamente emocionante.

Porque no hace falta censurar ni cambiar el final de nada, solo hay que querer entender lo que ya hay. Nada de mujeres fatales, al contrario, el destino es fatal para Carmen, una mujer libre que usa libremente su capacidad para seducir a un Joe/José, capaz también de aceptar o no ser seducido. Pero al poder del nueve de picas nadie se le resiste.

Sería un sueño poder ver en condiciones "Porgy and Bess".

Así acaba la tercera temporada de ópera de nuestro coliseo. Les esperamos dentro de un mes con el inicio de una nueva temporada.

Que no pare de sonar la orquesta.



lunes, 13 de agosto de 2018

LA TELENOVELA ERRANTE

Raro es un Sitges sin Raúl Ruiz, que siempre cae en la sección Seven chances, y éste Sitges no iba a ser una excepción. "La telenovela errante" es un film perdido rodado en 1990 a su vuelta del exilio y recuperado por su viuda Valeria Sarmiento y el montador Galut Alarcón, que presenta la sesión. Dejaron siete horas de material en 78 minutos, algo encomiable. Han deslumbrado con estos siete sketches de humor surrealista que habrían hecho las delicias del Buñuel setentero y que intentan expresar el Chile absurdo que Ruiz reencuentra. El primero ha sido justamente ovacionado al finalizar y quizás el único problema es que las historias se han montado en orden de interés decreciente hasta casi pedir la hora. Pero tampoco puedo asegurar si empezar tibios para no estar de humor cuando llega lo sublime es mejor opción, también la presente fue la opción de la reciente "Relatos salvajes". Aún desigual es una película la de Ruiz potente y recomendable. Una suerte que ya no esté perdida.

lunes, 6 de agosto de 2018

AVIDEZ DE TRAGEDIA

Qué ganas de volver a ver "Red line 7000", de la que recuerdo planos idénticos a algunos de aquí (las chicas en el público), para entonces tener ganas de volver a ver "The crowd roars" (Avidez de tragedia) en el infinito juego de correspondencias en la filmografía de Howard Hawks. 

Es cierto que 1932 remite a la inapelable "Scarface", la más brutal revisitación de un clásico que quizás haya hecho yo este año, pero todo aquí me funciona muy bien:las secuencias de automovilismo, la amistad, un cierto humor, la profesión y sus vaivenes, las relaciones de pareja. 

No solo todo encaja en un guion cerrado de 67 minutos de película sino que la mirada ya tenía eso que me proporciona a mi la ilusión de un documental, la creencia de que no está funcionando como una película sino que es verdad que en 1932 una chica empezaba así una relación, jugando, o que otra pareja intentaba arreglar lo suyo, que él es un desastre, que ella es tal o cual.Esa extraña verdad o ilusión de verdad que se sobrepone siempre a los tres actos.

miércoles, 1 de agosto de 2018

NOVELAS JULIO 2018


EL RAYO VERDE: Como pueden imaginar jamás se me habría ocurrido leer precisamente esta novela de Verne, de las menos conocidas, si no fuera por la película homónima de Eric Rohmer en la que un personaje la recomienda y una protagonista femenina sigue la misma aventura literaria, con motivaciones, desarrollo y resolución diferente. En el fondo la película de Rohmer es una emocionada versión llevada a su propio mundo. Y la novela de Verne es una pequeña delicia, sentimental y algo cursi, por qué no, pero a mi juicio emocionante y la revelación del mes.


JAZZ BLANCO: Tras una tentativa hace un año y pico doy carpetazo finalmente al cuarteto de L.A. Finalmente me parece concebido alrededor de dos novelas impares brillantísimas y muy accesibles y dos novelas pares muchos más difíciles de leer, que parece empeños personales y autopremios tras asegurarse el exitazo. Yo me confieso lector facilón que prefiere "La dalia negra" y "L.A Confidential" pero cuando en el futuro se estudie a Ellroy será imposible sustraerse a qué motivaciones secretas y qué ambiciones literarias de primera magnitud poseía tras la concepción y ejecución de dos barbaridades estilísticas arriesgadas, austeras, secarrales, perseverantes y casi suicidas como "El gran desierto" y "Jazz blanco".




EL CRIMEN DEL PADRE AMARO: Primera novela de uno de los tótems de este blog, el adorado  don Jose Maria Eça de Queirós. Señor mío, mi pastor,nada me falta, por hacer uso de apropiada terminología religiosa. Una delicia escrita con el humor, la soltura, la carnalidad y la mala leche y la magnífica construcción acostumbrada. Me quedan todavía y cuando me las acabe basta con volver a empezar otra vez.


UN EPISODIO INTERNACIONAL: Me sigue sucediendo, será porque ya estoy demasiado sugestionado, que las narraciones cortas de Henry James me producen una gratísima impresión y las largas me parecen un tostón que ni puedo seguir. Pero todo es cuestión de tiempo y un día u otro el viejo Henry y yo nos entenderemos en las distancias largas. 

PELÍCULAS JULIO 2018 (26)


























lunes, 30 de julio de 2018

TARGETS

No me interesa ni me emociona demasiado lo que plantea "Targets" (1968), esa oposición entre el monstruo cinematográfico que no da miedo a los crueles nuevos tiempos porque el real lo supera ampliamente en monstruosidad. Tengo mi corazoncito y la presencia de Boris Karloff que tiene como contraplano a la propia Historia del Cine me parece conmovedora (alguien que no sepa quién es Karloff no podría sentir lo mismo, claro). Bogdanovich lo homenajea y le reserva lo mejor pero..Lo que pasa es el que el rollo del francotirador no me inquieta nada, me parece eso, un rollo, de un Bogdanovich que así podría competir hoy en día en Cannes con cineastas griegos y austriacos. Sí, el mundo da miedo y es horrible pero si no tienes nada más que decir, a parte de que "todas las buenas películas ya están hechas" (me aburro), no necesitaba venir a tu película para volver a escucharlo.

lunes, 23 de julio de 2018

EN ATTENDAT LES BARBARES

Pongo esta película porque si algo tiene este blog es que está todo Eugène Green.

Green rueda demasiado en demasiado poco tiempo a mi gusto.Evidentemente rueda lo que quiere y cuando le surge la ocasión sin preguntarme pero aquí demuestra que aunque se siga siendo un excelente formalista, que lo sigue siendo, un soberbio cineasta románico, que lo sigue siendo (si en el Románico se hubiese inventado el cine él sería el mejor) al servicio de qué pones eso puede desequilibrar el conjunto. 

El discurso de Green sobre internet y las redes sociales es digno de ellas. El problema de la película es que a objetivos pueriles, resultados pueriles, el prólogo te anuncia que la película va a hablar sobre "la realidad del mundo" (ahí es nada).

En facebook el despotrique viejuno y refunfuñón contra la tecnologia y la zombificación y analfabetismo de la sociedad es hasta conmovedor. En toda una señora película da bastante pena. El único momento con sentido es cuando hablan de las pinturas de Nicolas Tournier (1590-1639) o recitan el texto artúrico en occitano "Jaufre" (un anónimo que se escribió presumiblemente en el siglo XII o XIII). 
Su privilegiado ojo que parece extraído de otro tiempo al servicio de algo. Porque formalmente es una película preciosa, en estado de gracia pero con muy poco discurso. Alguien que hace 20 años nos estaba dando su visión de "La educación sentimental" no puede conformarse ahora con hablarnos de los males de la tecnología como fuerza que rige la vida moderna y la necesidad de volver a las fuentes culturales que nos devuelven a nosotros mismos.

Para esos discursos ya tenemos el facebook o El País Semanal, Javier Marías o Elvira Lindo pueden condensar reflexiones similares en tres minutos de lectura y no necesitan 75 minutos de película.

Por cierto ¿dónde creerá Green que mindundis como yo hemos visto la práctica totalidad de sus películas?, ¿a qué atribuirá que de repente cada dos por tres esté viajando a España?. No se puede ser ni más cándido ni más cerril ni más simple cuando si se quiere se puede ser todo lo contrario. Porque qué ironía que quienes no estábamos ni en Gijón, ni en Madrid, como casi todas las suyas la estuviésemos viendo en eso que la película llamaba pomposamente "dispositivos".

domingo, 15 de julio de 2018

LA FLAUTA MÁGICA de W.A Mozart


Hace diez meses comenzaba la temporada del Royal Opera House con esta conocida versión de McVicar (2003), ahora sin Diana Damrau.

Julia Jones prende la mecha a la maravillosa obertura. Mi amor por este músico sigue en aumento hasta el infinito.

Aún así no es de mis óperas favoritas, nunca me ha acabado de enamorar y enganchar, dentro de su magnificencia obvia, con la salvedad del trabajo que hizo Ingmar Bergman cantado en sueco, para horror de puristas.

Lo que cuentan, cómo lo cuentan y cómo suena "Don Giovanni" o "Cosí fan tutte" me arrebata muchísimo más que Taminas, Paminos, Papagenos, Sarastros y reinas de la noche varias. Y si el recuerdo de Bergman no es suficiente, dos meses después de esta representación del Royal vista en cines fui con mi hijo pequeño a Liceu para que Comediants nos hiciera un maravilloso destilado de sus esencias.

Además en el Royal aplauden demasiado, eso afecta al ritmo de las obras. Yo estuve allí, imposible olvidarlo. Me conmueve ver el restaurante en la retransmisión y me escalofría imaginar que mientras me encamino a casa por mis calles desiertas de mi pequeña localidad ellos descienden por Leicester Square.

Celebro eso sí el entusiasmo sobreimpresionado en pantalla de los espectadores de Murcia vía twitter. Hasta dos mensajes, de no muchos más, se cuelan en la retransmisión.





lunes, 9 de julio de 2018

EL SALARIO DEL MIEDO

No había visto nunca "El salario del miedo", misión complicada de afrontar con ciertas garantías tras haber visto "Carga maldita" dos veces, una en un pantallón descomunal y en otra en una sala más pequeña pero presentada y comentada posteriormente por William Friedkin. Además es la película tras cuyo fracaso Friedkin se va a vivir a la campiña francesa con su nueva esposa Jeanne Moreau, que le lee a Proust en esos días de digestión del fracaso desde un lugar en ninguna parte. ¿Puede haber historia más emocionante?, ¿puede tener un film una carga mítica mayor de gran obra maestra ignorada de su autor?,¿puede ser una película más audaz, indeleble y maravillosa que "Carga maldita"?, ¿para qué ver entonces el original?. 

He de decir que en cierta medida "El salario del miedo" me ha parecido decepcionante (lo cual no deja de ser casi una perogrullada y una obviedad) pero tras ese sentimiento un poco obvio y previsible he de destacar que es una película, que al contrario que la de Friedkin, que se construye a través de distintas películas brillantes y contradictorias entre si, va ganando calado y fuerza a través de los minutos desde destellos deslavazados y algo aislados. Creo que la película de Clouzot es magnífica, y en especial los últimos 40-50 minutos son excelsos, sin ellos la película de Friedkin no podría entenderse ni existir. La deuda con el original es enorme y no solo a nivel argumental (aunque con perdón el final de Clouzot me parece una tontería).



domingo, 1 de julio de 2018

NOVELAS DE JUNIO 2018


MUERTE A CRÉDITO: Unos dos meses y medio me ha llevado esta segunda novela de Celine. Excesiva, tosca, mamporrera, cargante. Sin embargo por algún motivo no se me ha pasado por la cabeza desertar, como me ha sucedido con otras obras literarias. Detecto una cierta evolución, un cambio de tonalidad, un crecimiento como obra, que además he observado casi microscópicamente durante mucho tiempo. Como un paso del despiporrore escatológico y la celebración de todos los fluidos a una cierta contención, una cierta maduración. Como el hacerse adulto de Ferdinand que cuenta de forma tan dislocada. Estoy más predispuesto después de esta inversión a volver al "Viaje al fin de la noche" que al resto de las obras de Celine pero nunca se sabe lo que acabaré haciendo, encaprichándome como me encapricho con algo tan incómodo. 



APUESTA AL AMANECER: Una lectura que inevitablemente palidece un poco ante el recuerdo de haber leído "Relato soñado" en la mismísima Viena pero que va ganando un cierto poso con el paso de los días. Comparar no es la mejor vía para disfrutar de la cualidades intrínsecas de una obra pero vaya, que tampoco es nada marciano que unas te gusten más que otras.



VEINTICUATRO HORAS EN LA VIDA DE UNA MUJER: Otro de mis austriacos y otra portada y obra que hacen alusión al juego. Esta vez soberbia desde el principio, desde que la terminas y sin paliativos. Una de sus mejores obras.



FUGA SIN FIN:Reedito este mes el tridente austro-húngaro del verano pasado. Soberbia sí, a la altura o mejor que "El espejo ciego" y mucho mejor que "santo bebedor". Va ser que las grandes no arrojan dudas.



ME CASÉ CON UN COMUNISTA: Tercera novela que leo del recientemente fallecido Philip Roth. No llega la predilección o el deslumbramiento personal pero es lo suficientemente motivadora como para que me quiera leer ¡ya!, sin dudarlo, "La mancha humana" y seguir con su obra. Un fresco humano de la América maccarthysta (y cómo no, judía), excelentemente tejido, conducido y manejado.

PELÍCULAS JUNIO 2018 (13)