martes, 2 de junio de 2015

PERFIDIA



Escuchen, escuchen...


Pues resulta que eso que dicen los críticos americanos de lo que quiere acercarse Ellroy a Tolstoi no me parece nada descabellado. Lo que pasa que estas comparaciones siempre se toman por el lado comparativo, creen que son igual de buenos. Y no es necesariamente eso.

El mismo Ellroy se reivindica siempre como un escritor de novela histórica, y tal como entreteje su mosaico de personajes reales e imaginados. Tal como fluye la narración y se alternan las historias tiene mucho que ver con esa relectura de "Guerra y paz" ,con la que he ido alternando "Perfidia" y de la que llevo como un tercio de su megaversiónchupicompleta. (De la relectura nefasta de "Manuscrito encontrado en Zaragoza" ya hablaré durante el verano, ejem)

Diferencias con "La dalia negra". "Perfidia", desarrollada en las tres semanas siguientes del ataque a Pearl Harbour es casi el doble de larga y está contada en frases ultracortas. Las frases muy cortas a veces son más agotadoras que las digresiones proustianas y eso se puede acusar en la lectura.

Pero qué vocación de crear un universo, qué mosaico, qué poderío narrativo, qué soberbia. Qué sensación de que es cierto eso de que lo ha pasado muy bien escribiendo. Me emociona pensar que todavía me quedan tres novelas del primer cuarteto, y todavía quedan tres más de éste aún ni si quiera escritas. Sin contar con otras obras de este radiante Ellroy de este tiempo aún no leídas.

Próximamente en prismas modernos:"Sumisión" de Houellebecq.

(Ahora hay por aquí mucho post literario, pero recuerdo que a partir del 1 de octubre un único megapost mensual con todo lo leído).

No hay comentarios:

Publicar un comentario