sábado, 1 de diciembre de 2012

HISTORIAS EXTRAORDINARIAS (1968)



 Tres meses después de dejar de escribir sobre todas las películas que veo, este blog da un nuevo paso, a partir de ahora las entradas tendrán periodicidad semanal, una frecuencia ideal que favorece mucho (por no ser excesiva ni escasa y siempre según lo que me cuentan las estadísticas) las lecturas de cada entrada, amén de hacer más ilusionante su escritura.

Para empezar, este insólito film de episodios, práctica caída en desuso, cuya concepción a estas alturas se me antoja divertida y disparatada.

Porque es inevitable confesar que uno se acerca a él para ver la pieza de Fellini (y porque son piezas sobre Poe), pero no espera que las otras dos vayan a ser tan disonantes en todos los sentidos.

"Metzengerstein" de Roger Vadim es muy difícil de tomar en serio. El relato es curioso y sugerente, y está bien desarrollado, pero el gusto de Vadim por vestir a Jane Fonda siempre de Barbarella, pegue o no pegue, y por filmar una especie de orgías soft algo ridículas, convierten al universo de Poe en poco menos que una excusa vulgar para revolcarse un director que parece de pocos vuelos.




"William Wilson" de Louis Malle está más cerca de Vadim que de Fellini, aunque no cae en los tics horteras del primero. Vuelve a ser un relato sugerente, especialmente sugerente, llevado quizás de una manera excesivamente formalita y correcta.




"Toby Dammit" de Federico Fellini es una obra espléndida completamente libre, imaginativa, , que usa a Poe como excusa también, pero porque se recrea en un universo fascinante y conocidísimo, que vuelve a funcionar con la grandeza y la capacidad para convertir el mundo de los sueños en cine que tiene el director. Los componentes del cine de terror, ¡ese diablo!, no es que estén bien o mal manejados, es que se arrodillan ante ese genial manipulador de mundos que fue Fellini. La pieza no entra de ninguna manera en los cánones del género. Es suya.




Lo que no sé si es un pegote brillante entre dos obras de rutina para un film de rutina, o las otras dos piezas son las teloneras de una tercera que es la verdadera finalidad de la película. ¿Cómo demonios y por qué concibe alguien la existencia de un largometraje como éste?.


9 comentarios:

  1. Estupendo que por fin tengas una fecha periódica listo para actualizarlo.
    Aunque las películas de episodios no me suelen parecer demasiado interesantes, siempre hay alguno por encima de los otros, quizás sólo por ver ese Fellini que comentas le echaré un vistazo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en todo lo que comentas, he de reconocer que nunca he sido muy felliniano pero su episodio me parece lo mejor que nunca se ha hecho a partir de la obra de Poe (como dejó por escrito hace tiempo Pere Gimferrer) por encima incluso de Epstein o de los mejores Corman de su ciclo (irregular pero muy interesante con una casi genial La máscara de la muerte roja). Creo que Toby Dammit hace innecesaria algunos Fellinis posteriores como las horrendas La ciudad de las mujeres y La voz de la luna, la extraña Satyricon y es más equilibrada (quizá porque dura 45 minutos) que su Casanova (amado por muchos y odiado por casi tantos), que yo encuentro con fragmentos geniales y otros (bueno digamos que menos geniales) y quizá demasiado largo y ambicioso. Malle ciertamente no acertó pese a que es un cuento apasionante y Vadim para variar tan imputable como siempre aunque la idea de utilizar a los hermanos Fonda en los papeles principales podía haber dado algo más de sí, imposible en un mudo donde Vadim representara lo erótico yo acabaría entrando a algún monasterio como la duquesa de cierto film de Rivette.

    Roberto

    ResponderEliminar
  3. Comparto y me hace reir tu visión del erotismo, o lo que sea que sea eso, de Vadim.

    Creo que "Toby Dammit" tiene elementos que ya había manejado muy bien Fellini anteriormente, el trasiego a un lado y a otro de secundarios y extras al son de Nino Rota, y que aquí lo encuadró muy bien en una atmósfera de terror pero que acaba siendo igualmente "felliniana". De las que citas sólo he visto o sólo recuerdo Casanova, que es excesiva y desequilibrada, pero vamos, que antes de poner el dvd uno ya suponía que se trataba de eso y del encanto que ello pudiera tener.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. A mí cada vez me gustan más "Casanova", "Satyricon" y "La ciudad de las mujeres", y no cito "Amarcord" porque siempre me gustó (de hecho, para mí están a años luz de "Ocho y medio", "La dolce vita", "La Strada" o "Las noches de Cabiria"), lo lamento por sus detractores, ellos se lo pierden. Fellini fue realmente un creador de mundos (al borde de la SF) y dejar que te lleve de la mano por los que fue capaz de crear cuando estaba en la cima de su creatividad, y con fastuosos medios puestos a su alcance, es una experiencia cinematográfica de primer orden y absolutamente inenarrable; se comprende porqué le gustaba tanto "2001". "Casanova", "E la nave va" y "La ciudad de las mujeres" (que hay que ver sin prejuicios) se gozan infinitamente más en BD. Mis grandes Fellini son: "Amarcord", "Il Casanova", "Satyricon", "Roma", "Lacitá delle donne", "E la nave va", "I Vittelloni" y "Ginger e Fred". Con menciones especiales y muy cariñosas a "I clowns" y "Toby Dammitt". Grande, cálido y entrañable, Federico. El goce y la cercanía afectiva que producen sus obras es similar al de Ford, Ozu, Bergman o Kurosawa. En el fondo, todos ellos grandes humanistas.

    ResponderEliminar
  5. El BD sigue abriendo nuevas perspectivas en el goce visual de muchas obras. Eso me recuerda a que tengo que volver a dejar el ordenador encendido por las noches.

    ResponderEliminar
  6. Algo que me complace especialmente del anterior comentario es ver en el fondo de Bergman a un humanista, él que siempre ha cargado con el sambenito de "negro", "pesimista" o "desesperanzado"

    ResponderEliminar
  7. Era un humanista y de los grandes, Sergio. Y el del comentario era yo, Santi :-)). Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Parece ser que a nadie le gustaban los films de sketchs (a mí tampoco) a pesar de haberlos puesto de moda los italianos en los años sesenta.
    El que ahora comentamos reunió a tres directores muy diferentes en una operación comercial de “prestigio” en la que cada uno de ellos debía dar su visión del universo de Allan Poe a través de tres de sus relatos. Confieso que en esta "HISTORIAS EXTRAORDINARIAS" no veo a Poe por ninguna parte. Pero, bueno, en este caso supongo que no importaba mucho. Como apuntas, sólo era un pretexto.
    El segmento de Vadim (uno de los peores realizadores de la historia del cine) resulta sencillamente ridículo. El de Malle, insisto, bastante alejado de su modelo literario, además de precipitado, no supera el nivel de una insatisfactoria corrección. En cuanto al trabajo de Fellini, está claro, el más interesante de los tres, el autor se olvidó abiertamente de Poe y se dedicó a hacer desfilar ante nuestros ojos una selección de sus estrafalarias criaturas, ofreciéndonos una función circense muy suya y que se cierra con una secuencia memorable: la fantasmagórica y suicida carrera nocturna de un cadavérico Terence Stamp al volante un Ferrari.

    ResponderEliminar
  9. Hombre, Santi, por el redactado, la lista de humanistas y la BDfilia ciertamente creí haberte reconocido.

    Tampoco puedo decir Teo que no me gusten las pelíuculas de episodios. La carrera de "Toby" está a la altura de las que filmaran en cortos Dreyer o ¡Claude Lelouch! :-)))

    Abrazos

    ResponderEliminar